Toda la actualidad sobre el parque nacional de Las Tablas de Daimiel

Otro vertido en el Azuer camino de Las Tablas de Daimiel

10-11-2014

Se repite el episodio de contaminación de hace un año. Aumentan las críticas a la Confederación Hidrográfica del Guadiana por su gestión.

Otro vertido en el Azuer camino de Las Tablas de Daimiel

Preocupación en el Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel por el alcance de un nuevo vertido al Azuer. El agua contaminada fluye rápida dirección al Guadiana merced a las obras de limpieza en el canal del río a su paso por Daimiel. El agua de color verde aceitoso ha llegado a la altura del casco urbano de Daimiel. Su aspecto recuerda al vertido provocado en Manzanares hace un año, entonces justificado por un problema de su depuradora. Precisamente, en el último pleno celebrado en Manzanares, se preguntó sobre un posible vertido de aguas residuales sin depurar a lo que el concejal de Medio Ambiente respondió pidiendo discreción. De confirmarse que el origen del vertido es el mismo que hace unos meses, estaríamos asistiendo al enésimo ejemplo de inoperancia por parte de la Confederación Hidrográfica del Guadiana (CHG), institución que nada hace por frenar estos periódicos episodios de contaminación.

 

La inerte CHG

Diferentes voces están clamando en los últimos meses cambios profundos ante el sonoro fracaso de la CHG en la salvaguarda de sus ríos. Las críticas van encaminadas a la gestión de estos ecosistemas que, hasta ahora, sólo ha respondido a presiones sociales lideradas por el sector agrícola y los núcleos urbanos. Las políticas de la CHG, por acción u omisión, han acentuado aún más el deterioro de los ya frágiles ecosistemas fluviales. La administración se muestra incapaz de abordar de modo integral el tratamiento que ha de darse a estos ecosistemas, al contrario, se afanan en continuar motivando y justificando la regulación de caudales, los trabajos de dragados y encauzamientos y la contaminación de las aguas como principales impactos.

Un ejemplo claro sería las obras de limpieza como las realizadas este otoño en el Azuer necesarias en tanto en cuanto responden a una demanda urgente por motivos de seguridad para los cascos urbanos riberiegos. Sin embargo, se avienen motivadas solo por contingencias. Son el paradigma de la inconexión y falta de planificación integral. Baste decir que no estudian previamente aspectos como el trazado del río, la geomorfología, la vegetación, los terrenos colindantes, la repercusión de las actuaciones aguas arriba o aguas abajo, los posibles elementos de obstaculización u obstrucción de las aguas, la sección de los cauces, la dinámica fluvial, los ecosistemas acuáticos o los ecosistemas vinculados a estos o al espacio físico, la posibilidad de creación de corredores ecológicos, el régimen de avenidas y estiajes, las posibilidades de implantación de vegetación de ribera en determinados tramos, y un largo etcétera.

 

Río Azuer a su paso por Daimiel.

 

Declaraciones de José Ramón Aragón.

Una de estas voces críticas que critican el desorden existente en esta materia es la de José Ramón Aragón, Ingeniero Agrónomo, licenciado en Ciencias Económicas por la Universidad Complutense que expuso el pasado jueves en el Museo Comarcal de Daimiel un trabajo titulado Cuatro décadas dando vueltas por Las Tablas de Daimiel y la cuenca del Guadiana. Para Aragón, "el agua que llega al parque nacional no presenta las condiciones mínimas de calidad y es una constante, año tras año. Falta voluntad política, quienes mandan solo responden ante los grupos de presión principalmente representados por los agricultores". En declaraciones a tablasdedaimiel.com, Aragon subraya que "es sintomático que la gestón del agua haya pasado del Ministerio de Medio Ambiente al de Agricultura". Preguntado por las obras en el Azuer, opina que se tenían que haber sometido a información pública y a evaluación ambiental pero que "esta es la costumbre, obviar las reglas porque sí".  "Estamos en un país que no respeta sus propias leyes. Y si hay denuncias su camino es tortuoso y muchas veces no llegan a nada. Los abogados de aquí conocen bien el juego: recurrir, demorar, prescribir" opina Aragón.

Por último, Aragón, se refirió a las obras que se planean sobre la Laguna de Navaseca de Daimiel: "Ningún alcalde puede tocar los ríos sin autorización y Navaseca tampoco porque, aunque sea propiedad del Ayuntamiento, es una masa de agua como otras lagunas de la Reserva de la Biosfera de La Mancha Húmeda”, sometida a la planificación coordinada con el Plan de Demarcación del Guadiana o con Parques Nacionales. En este sentido, cualquier actuación o vertido que se produzca en Navaseca a efectos legales tiene la mismas consecuencias que si sucediera en Las Tablas de Daimiel.

Si quieres estar al día de todo lo que acontece en Las Tablas de Daimiel y en el Guadiana dale a "me gusta" en nuestro