Toda la actualidad sobre el parque nacional de Las Tablas de Daimiel

¿Quién inunda a quién?

30-03-2014

El incremento de la zona inundada en Las Tablas de Daimiel y el Guadiana produce inquietud entre riberiegos, gestores y políticos.

¿Quién inunda a quién?

Islas del Perinat y Cañada Mendoza en el Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel

 

El pasado día 13 de Marzo informábamos de la ampliación y limpieza del Azuer por parte de la Confederación Hidrográfica del Guadiana (CHG). Con este anuncio se intenta tranquilizar a las voces que expresan un malestar por el efecto de las inundaciones que dicho rio esta causando. Algo similar ocurre en el Guadiana y en el Parque Nacional Las Tablas de Daimiel donde el agua comienza a inundar zonas que hacía muchos años que no se veían con agua, lo que puede estar detrás de la apertura de la presa de Puente Navarro intentado evitar que se encharque más superficie. Este hecho podría ser también la causa del extraño descenso en el nivel del agua subterránea en zonas aledañas a pesar de que la tendencia general es de subida, como informábamos la semana pasada.

Sin embargo, el siguiente reportaje demuestra quién está inundando a quién. Cultivos, ladrillo y hormigón ocupan antiguas zonas inundables que ahora vuelven a estarlo. Por lo tanto, ¿está justificado desecar lo que realmente ha sido siempre dominio del agua, o sea, dominio público?

Cañada Mendoza

La pasada semana los medios de comunicación se hacían eco de las declaraciones del director del parque nacional sobre la excelente situación del humedal con toda la superficie encharcada. Sin embargo, no debemos confundir la superficie del actual parque con la que ocupaba la zona inundable de los ríos Guadiana y Gigüela puesto que ésta era mayor. En la foto de 1956 -que insertamos a continuación- se aprecia que la zona conocida como Cañada Mendoza está cubierta de agua. No es de extrañar. El mismo nombre de cañada hace alusión a la existencia de una corriente de agua (ver diccionario RAE). El hecho de que la zona hoy en día, como podemos observar en la imagen actual, esté ocupada por cultivos y fuera de los límites del parque nacional, no significa que no sea zona inundable. La apertura de la presa de Puente Navarro, situada a corta distancia de ese lugar, está evitando, por el momento, una mayor subida del nivel del agua y por tanto el encharcamiento del espacio referido. Resulta paradójico que la reciente ampliación del parque nacional no haya tenido en cuenta tampoco a "la cañada Mendoza" que aparece encharcada en la foto y en todos los mapas existentes antes de la declaración del parque nacional.

 

 

Calatrava La Vieja

La zonas "ganadas" al río han sido, en otras ocasiones, debido a infraestructuras turísticas. Es el caso del centro de visitantes del Parque Arqueológico de Calatrava La Vieja situado en zona inundable. Aunque ese punto lleva muchos años sin verse encharcado,  la existencia de una "coracha" (sistema hidráulico que recogía agua del río para abastecer a los habitantes de la ciudad) en las proximidades del centro, debía haber obligado a los responsables de la obra a ser más precavidos para evitar las consecuencias de futuras inundaciones.

 

 

Nuevo centro de turismo del parque nacional

Otra falta de previsión puede estar detrás de la edificación de un nuevo centro de promoción turística en zona inundable del parque nacional. Las obras iniciadas en las últimas semanas pudieran verse anegadas al situarse la construcción en el entorno de la "Isla del Murciano", en 1956 rodeada de agua. La ubicación es cuando menos cuestionable, puesto que Las Tablas dispone de otras casas en cotas más altas, arregladas recientemente.

Por lo tanto, una mejor planificación y el obligado respeto al dominio público, a los lugares donde el agua tiende a extenderse, ahorraría mucho dinero y ese malestar que parece existir entre los que, de manera equivocada, llaman inundaciones a lo que el agua reclama como suyo.

Si quieres estar al día de todo lo que acontece en Las Tablas de Daimiel y en el Guadiana dale a "me gusta" en nuestro